About the Author

159 Posts By APG

  • La FAPE se adhiere a la plataforma mundial para el periodismo de calidad lanzada por la FIP

    La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) se adhiere a la «Plataforma Mundial para el Periodismo de Calidad» publicada por la Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece,  con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, el 3 de mayo, y en medio de la crisis de Covid-19. La principal organización profesional representante de los periodistas de todo el mundo, con más de 600.000 miembros en 146 países, ha publicado el 29 de abril un documento dirigido a sus afiliados y a sus grupos regionales que cuenta con el apoyo de todas las federaciones sindicales mundiales, que representan a varios cientos de millones de trabajadores. La información nunca debe estar confinada. La información debe seguir siendo un bien público.

    Al paralizar a más de dos tercios de la humanidad, la crisis sanitaria, política, y económica de Covid 19 tendrá consecuencias terribles en todas nuestras sociedades. Y hoy estamos seguros de que perdurará en el tiempo.

    Este «Gran Confinamiento», como ya lo definió el Fondo Monetario Internacional, en referencia a la «Gran Depresión de 1929», no perdona a ningún continente ni sector, y los medios de comunicación, cualquiera que sea la forma de la prensa, no escapan a esta ola destructiva: muchas empresas de prensa ya han cerrado sus puertas, se han perdido millones de puestos de trabajo y los periodistas, aunque la información de calidad es esencial para los ciudadanos en tiempos de crisis, están sufriendo todo el peso de la misma.

    Es hora de proteger a los medios, salvar empleos y apoyar a los trabajadores más precarios.

    Pero ha llegado el momento de preparar el futuro, el futuro del periodismo de calidad, ético y solidario que respete los derechos laborales y las libertades fundamentales.

    La Federación Internacional de Periodistas (FIP) propone un inmediato plan de recuperación mundial para salvar a los medios de comunicación más afectados y a los periodistas más precarios; y hace una llamada a todos los gobiernos nacionales para que se comprometan con el periodismo de calidad en esta época de desinformación, a través de fuertes medidas políticas y económicas que garanticen la supervivencia de los medios de comunicación y los periodistas profesionales.

    Muchos afiliados de la FIP en todo el mundo ya han logrado un progreso significativo y un fuerte compromiso de los gobiernos y las federaciones de empleadores:

    – Para garantizar la seguridad física y psicológica y la protección de sus trabajadores de los medios;

    – Permitir a los periodistas moverse libremente en tiempos de confinamiento general;

    – Proporcionar a los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación, los medios para vivir y trabajar decentemente con una asistencia financiera excepcional, a pesar de la disminución de la carga de trabajo y de los ingresos.

    Desde el principio de la pandemia, los periodistas han demostrado ampliamente el rol esencial que desempeñan en la educación de los ciudadanos, contextualizando la desenfrenada carrera por los números, explicando la realidad y, sobre todo, desenredando la narrativa de los políticos, haciendo las preguntas difíciles y exponiendo los fallos institucionales. Gracias a su compromiso, el periodismo, como bien público, ha seguido prosperando como la columna vertebral de nuestras democracias.

    Lamentablemente, al mismo tiempo, demasiados estados se aprovechan de esta crisis para aumentar su poder autoritario, reforzar sus sistemas de vigilancia de la población o encarcelar a los periodistas cuando algunas empresas de medios de comunicación reducen los sueldos sin negociar, recortan las prestaciones o despiden al personal.

    La FIP y sus afiliados en todo el mundo serán los actores del periodismo del mañana, a nivel mundial y nacional, y seguirán promoviendo el periodismo de calidad, ético y solidario que ha estado promoviendo desde su creación en 1926.

    Por lo tanto, la FIP propone aquí una «Plataforma mundial para el periodismo de calidad» para salvar y proteger los puestos de trabajo en la industria de los medios de comunicación y crear un futuro que promueva una economía de la información sostenible y con apoyo público.

    La información debe seguir siendo un bien público.

  • Nuevos talleres online sobre formación financiera

    EFPA España, asociación de asesores y planificadores financieros, ofrece a la APG la posibilidad de realizar los talleres que se hacen habitualmente de forma presencial (recuerda que durante el año 2019 hicimos dos talleres con EFPA en el Centro de Prensa de Guadalajara), en formato online.

    La participación en el Programa EFPA de educación financiera es totalmente gratuita y los voluntarios que imparten las sesiones son profesionales del sector financiero, todos ellos certificados por la asociación EFPA España (sede en nuestro país de la European Financial Planning Association), como asesores y planificadores financieros.

     Las sesiones online están fijadas en el horario de 18.00 a 20.00 y en las siguientes fechas: 6, 13, 20, 27 de mayo, 3 y 10 de junio. En el correo electrónico los asociados de la APG tenéis una serie de recomendaciones a seguir, para una óptima conexión durante la sesión online.

     

  • La FAPE rechaza los ataques de Vox a los medios

    La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) rechaza una vez más los ataques de Vox a periodistas y medios de comunicación públicos y privados, en lo que supone un intolerable intento de coartar el libre ejercicio del periodismo para evitar la rendición de cuentas sobre sus decisiones y actuaciones a la que está obligado como partido parlamentario.

    Al mismo tiempo, la FAPE respalda la labor de verificación de los hechos que están haciendo medios y empresas especializadas, de acuerdo a los principios deontológicos del periodismo. Su tarea es esencial para frenar la avalancha de bulos y montajes sobre la pandemia y que obedece a objetivos espurios, por lo que rechazamos cualquier intento de intimidación o amenaza, proceda de donde proceda.

    La FAPE anima a los medios y a los periodistas que apuestan por la información veraz, verificada y contrastada, a luchar sin descanso contra las estrategias de desinformación que tratan de aprovechar la crisis para fomentar el miedo, la crispación y el odio, en una escalada que atenta contra valores fundamentales del sistema democrático.

    La polarización política nunca debería de trasladarse al ejercicio del periodismo. Los periodistas debemos lealtad ante todo a los ciudadanos, no a un determinado partido o grupo de intereses. Todo comportamiento ajeno a este principio solo conlleva desprestigio y pérdida de credibilidad. Si un partido basa su estrategia en la mentira, es obligación del periodista desmontarla y nunca avalarla y difundirla.

    El primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad. Nuestra misión es la búsqueda de información veraz para garantizar plenamente el derecho de información de los ciudadanos, como está reflejado en nuestra Constitución.

    Por otra parte, la FAPE deplora que algunos periodistas se hayan apuntado a la descalificación de otros colegas y no duden en recurrir al insulto y a la mentira para azuzar la bronca. A los ciudadanos no les interesa para nada las peleas entre periodistas, solo les preocupa que, como servicio esencial, hagamos bien nuestro trabajo para tomar sus propias decisiones con el mayor conocimiento posible de los hechos. Y no olvidemos que en cumplimiento de esta misión, muchos colegas se están jugando la salud e incluso la vida.

    Nuestra profesión debe aportar sosiego y reflexión en un momento en el que los ciudadanos viven con angustia la evolución y los efectos de la pandemia y buscan respuestas que el periodismo está en condiciones de aportar si se ejerce respetando el Código Deontológico.

     

  • La FAPE recibe la felicitación de periodistas europeos por lograr el cambio en la política comunicacional del Gobierno con la crisis de la COVID-19

    Representantes de la Federación Europea de Periodistas (FEP) de once países felicitaron a la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) por lograr que el Gobierno español cambiara su política comunicacional en la crisis del Covid-19.

    Los delegados destacaron el “gran logro para la libertad de expresión en España” que supuso que Moncloa aceptara la propuesta de la FAPE de celebrar las ruedas de prensa con intervenciones en directo y por videoconferencia y no, como hasta la pasada semana, mediante un chat al que los periodistas enviaban las preguntas antes del comienzo de las conferencias.

    Las preguntas eran luego seleccionadas y planteadas a las autoridades por el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. La FAPE consideró este sistema como un ataque al libre ejercicio del periodismo.

    Dicho reconocimiento tuvo lugar en el transcurso de una videoconferencia del Broadcasting Expert Group (BREG) en la que participaron miembros de Finlandia, Francia, Grecia, Alemania, Estonia, Serbia, Reino Unido, Austria, Bélgica, Noruega y España.

    El delegado de la FAPE, Luís Menéndez, trasladó a éste foro los pormenores del trabajo conjunto que protagonizaron la Federación y su asociada de Madrid, la APM, para que el Gobierno español cediera y admitiera las preguntas en directo por videoconferencia.

    Los delegados refrendaron esta actuación así como los esfuerzos realizados para que los periodistas españoles estén protegidos, tanto desde el punto de vista sanitario como laboral, en esta crisis, cuyas consecuencias en el sector periodístico comienzan a sentirse con el recurso a los ERTES por parte de los grupos editores.

    La vicepresidenta de la FEP y delegada del comité directivo (Steering Committee), Marta Barcenilla, de CC.OO, reiteró su reconocimiento a la FAPE por conseguir el cambio de estrategia en la ruedas de prensa gubernamentales y prometió trasladar este hecho al máximo organismo de dirección de los periodistas europeos.

     

  • La FAPE celebra que, por fin, Moncloa haya comenzado a admitir preguntas en directo

    La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) celebra que el Gobierno haya comenzado, por fin, a ofrecer ruedas de prensa con preguntas en directo, por videoconferencia,  una decisión que refuerza el libre ejercicio del periodismo y el derecho de información de los ciudadanos.

    El nuevo sistema de ruedas de prensa comenzó a aplicarse este lunes con los ministros de Sanidad, Salvador Illa, y Transportes, José Luis Ábalos. Periodistas de once medios preguntaron por videoconferencia, una posibilidad cerrada hasta hoy. Con el anterior sistema, era el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, el que leía las preguntas que los periodistas tenían que enviar a Moncloa previamente.

    En una iniciativa conjunta, la FAPE y la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) llevaban desde marzo haciendo gestiones con Oliver para reclamar al Gobierno que cambiara el modelo de las preguntas filtradas por uno abierto a la intervención de los periodistas en directo mediante videoconferencia. En línea con esta demanda, ambas organizaciones propusieron una fórmula que, finalmente, fue la elegida por la SEC con otros elementos complementarios.

    El hecho de que el nuevo modelo haya comenzado hoy sin problemas, salvo algunos técnicos, es una buena noticia para los periodistas, aunque en opinión de la FAPE pudo haberse puesto en marcha desde el principio.

    La obligatoria rendición de cuentas de las actividades y decisiones de los gobiernos, a través de los periodistas, debe hacerse con ruedas de prensa abiertas a preguntas y repreguntas en directo para que los ciudadanos estén plenamente informados y puedan sobrellevar la crisis de la mejor manera posible.

    En las situaciones de crisis, los ciudadanos necesitan recibir la máxima información veraz y completa posible de las autoridades para que desechen las especulaciones y conjeturas gratuitas que solo buscan crear alarma u ofrecer falsas soluciones milagrosas.

    Los periodistas y los responsables de los medios también deben asumir un papel fundamental para garantizar el derecho de información de los ciudadanos mediante noticias veraces, verificadas y contrastadas, condiciones que si se cumplen son la mejor arma para luchar contra las mentiras y bulos que circulan por las redes, promovidas incluso por políticos sin escrúpulos.

     

     

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies