About the Author

149 Posts By APG

  • La FAPE se une a la ANIGP-TV para reclamar que los fotoperiodistas puedan cubrir entrenamientos y partidos de liga

    La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) se une a la Asociación Nacional del Informadores Gráficos de Prensa y Televisión (ANIGP-TV) para reclamar que los fotoperiodistas puedan cubrir los entrenamientos y los partidos de fútbol de la Liga, en cumplimiento del derecho al libre ejercicio del periodismo y a su consideración como servicio esencial.

    La FAPE asume y respalda el comunicado de la ANIGP-TV y otras asociaciones de gráficos en el que reivindican su derecho a informar  y  a que se levante la prohibición de entrar a las ciudades deportivas para cubrir los entrenamientos de los equipos, previos a la reanudación del campeonato, cobertura que se hará de acuerdo a las medidas de seguridad decretadas.

    La consideración del periodismo como servicio esencial durante la pandemia actual no ha repercutido en el trabajo de los fotorreporteros, vetados a ejercer libremente su trabajo.

    La ANIGP-TV, vinculada a la FAPE,  y las asociaciones de gráficos firmantes del comunicado reiteran su solicitud al Gobierno para que derogue el artículo 39.6 de la Orden SND/399/2020, del 9 de mayo, referido a que los medios de información no pueden hacer tales coberturas.

    Estas organizaciones piden la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 1 del plan para la transición hacia la normalidad.

    También rechazan la cobertura gráfica que ha decidido La Liga y el Consejo Superior de Deportes (CSD) en régimen de pool, tanto de los entrenamientos como de los partidos. “Es un agravio para las y los informadores gráficos que La Liga ofrezca la cobertura de estos eventos solo a una agencia de servicios gráficos, contratada por ellos mismos”, dice el comunicado.

    La ANIGP-TV y las asociaciones firmantes del comunicado reclaman:

    -Que el Consejo Superior de Deportes y La Liga coordinen un protocolo de seguridad para el acceso de las y los informadores gráficos, que les permita realizar su trabajo como servicio esencial.

    -Que como actividad esencial en el estado de alarma, tanto la Liga como el CSD han de contar con las y los informadores gráficos como un agente más de la competición.

    -Que en un momento en el que todos los sectores están necesitados de ayuda para salir adelante, no hay mejor ayuda que facilitar el trabajo a las y los profesionales de la información para así evitar despidos, ERTES y merma de encargos a los y las compañeras freelance.

    Las organizaciones firmantes del comunicado son las siguientes: la Asociación de Informadores Gráficos de Burgos, Asociación de Informadores Gráficos de Euskal Herria, Asociación de Reporteros Gráficos de Navarra, Asociación Profesional de Fotoperiodistas Asturianos, Asociación Profesional de Fotoperiodistas Cántabros,  Asociación Nacional de Fotoperiodistas de Aragón,  la Asociación de Informadores Gráficos de Talavera de la Reina, Asociación de Informadores Gráficos de La Rioja, Colectivo Profesional de Fotoxornalistas de Galicia, Unió de Periodistes Valencians,  ANIGP-TV.

  • Reapertura del Centro de Prensa de Guadalajara, a partir del próximo miércoles

    El Centro de Prensa de Guadalajara, reabrirá sus instalaciones el próximo miércoles día 27 de mayo, en su horario habitual.

    Una vez aprobada en nuestra provincia la Fase 2 de la desescalada en la crisis del coronavirus, la Asociación de la Prensa de Guadalajara pasará de trabajar de forma telemática a operar desde el Centro de Prensa. Esto significa que sus puertas estarán abiertas, con algunas medidas provisionales, con el fin de garantizar la seguridad de todos/as:

    Atenderemos presencialmente, siempre con cita previa, que se concertará a través del email de la asociación: asociació[email protected] : o llamando al teléfono: 949 215 669.

     Para acceder al Centro de Prensa es obligatorio el uso de la mascarilla. Una vez dentro de las instalaciones, se dispondrá de gel desinfectante para las manos. Igualmente se pide guardar la distancia social recomendada.

    Por el momento, el Centro de Prensa no acogerá la convocatoria y celebración de ruedas de prensa presenciales ni de ningún otro tipo de reuniones.

    El deseo de esta Junta Directiva es que podamos volver a retomar, a la mayor brevedad posible, la plena actividad de las instalaciones de nuestro Centro de Prensa. Mientras tanto, la asociación sigue trabajando en distintas actividades, de las que se irá informando puntualmente.

     

     

  • La FAPE y el Sindicato de Periodistas de Portugal solicitan un convenio bilateral que incluya a los periodistas como trabajadores esenciales

    La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y el Sindicato dos Jornalistas de Portugal (SJP) solicitan a los gobiernos de ambos países que modifiquen el acuerdo bilateral en vigor sobre la pandemia para que incluya a los periodistas como trabajadores esenciales y puedan de estar manera cubrir la información sobre el coronavirus en ambos lados de la frontera.

    Ambas organizaciones reclaman a los gobiernos de España y Portugal que realicen el cambio cuando se renueve el acuerdo bilateral, el próximo día 17.

    La solicitud surge después de que a un equipo de la agencia de noticias portuguesa Lusa, debidamente acreditado,  se le prohibiera el acceso a España el pasado día 7 para realizar una información sobre el impacto del coronavirus en el trabajo transfronterizo.

    El equipo portugués fue informado por las autoridades españolas en el paso fronterizo de Castro Marim (Algarve) de que la circulación de periodistas no está contemplada en el acuerdo de cooperación que ambos países firmaron con motivo de la pandemia, pese a que el periodismo está catalogado como un servicio público esencial.

    En relación a este asunto, la Federación Europea de Periodistas, de la que forman parte la FAPE y el SJP, envió una alerta al Consejo de Europa para denunciar las mencionadas medidas restrictivas de la libertad de prensa, basándose en el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, relativo al derecho a la libertad de expresión.

    La FAPE y el Sindicato dos Jornalistas de Portugal (SJP), que mantienen un convenio de colaboración desde 2018, señalan en un comunicado conjunto que muchos profesionales de otros sectores de los dos países pueden atravesar la frontera común, por lo que la decisión de prohibir el acceso de periodistas representa un ataque al libre ejercicio del periodismo y al derecho de información.

    «El cambio que pedimos en el convenio bilateral permitiría a los periodistas de ambos países cubrir la información sobre la pandemia en un lado y otro de la frontera, sujetos obviamente a todas las normas de seguridad decretadas. El respeto de los derechos a la libertad de prensa y  de información no debe conocer fronteras», declara el presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez.

    “El estado de emergencia o de calamidad no suspende, ni puede suspender, la libertad de prensa, que es mucho más fundamental en contextos de crisis. Los periodistas portugueses y españoles deben tener libertad de circulación para cumplir sus funciones esenciales para la democracia y el derecho a la información”, señala Sofía Branco, presidenta del SJP.

  • Apoyo de la APG a los periodistas de la provincia afectados por un ERTE

    Inmersos ya en la Fase 1, Guadalajara y los profesionales del sector de la comunicación continúan trabajando dentro de este clima de crisis surgido por el coronavirus. Desde la Asociación de la Prensa de Guadalajara (APG) queremos, una vez más, transmitir nuestro apoyo y solidaridad a los compañeros que se han visto afectados por un ERTE en el medio donde desarrollan su trabajo.

    En estos tiempos tan complicados, resulta imprescindible destacar el enorme servicio que los compañeros periodistas y fotorreporteros realizan con el fin de asegurar el derecho de información de todos los ciudadanos, muchos de ellos tele-trabajando, ampliando en demasiadas ocasiones su jornada laboral en sus hogares y todo con el fin de dar una amplia cobertura de la situación generada por el coronavirus dentro de nuestra provincia.

    La información local y los medios tradicionales son ahora mismo fundamentales a la hora de comunicar la compleja realidad provincial y regional surgida por crisis de esta pandemia. Por esta razón, la APG pide a las empresas que han llevado a cabo un ERTE, que esta medida se aplique con rigurosidad y solamente durante el periodo en el que dure esta crisis, retornando cuanto antes a la normalidad, una vez superada esta situación excepcional.

    La grave crisis que está generando el coronavirus no se puede traducir en una pérdida de los derechos laborales, debemos proteger estos puestos de trabajo e intentar, en cuanto la situación lo permita, mirar al futuro con la voluntad de superar despidos innecesarios y alcanzar un plan de recuperación, que sea favorable para ambas partes, empresas de comunicación y periodistas.

    El periodismo es un servicio público esencial que sigue desarrollándose gracias al esfuerzo de nuestros compañeros que, a pesar de las circunstancias tan difíciles que todos estamos viviendo, han decidido mantener su fuerte compromiso con el medio para el que trabajan y sobre todo con la sociedad.

    Guadalajara, 12 de mayo de 2020

     

  • La FAPE insta a gobiernos y partidos a apoyar el periodismo como bien público esencial

    La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) insta a las gobiernos y a los partidos políticos a poner fin a las obstrucciones y presiones que sufre la libertad de prensa y a comprometerse, por el contrario, en la defensa y protección del periodismo,  en un momento en que la pandemia del coronavirus  coloca la función de los periodistas como un bien público esencial para garantizar el derecho de los ciudadanos a la información veraz que reclama nuestra Constitución.

    En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se conmemora el 3 de mayo,  la FAPE ha constatado en el último año un preocupante incremento de las restricciones al libre ejercicio del periodismo, concretadas en vetos a medios y reporteros,  ruedas de prensa sin derecho a preguntas o con éstas limitadas y seleccionadas previamente, prohibición de cubrir actos de interés general,  amenazas de cierres de medios públicos y privados, ataques a periodistas e intentos judiciales de vulnerar el derecho al secreto profesional.

    Ante la incertidumbre y el miedo  a lo desconocido que ha provocado el coronavirus,  necesitamos más libertad de prensa que nunca. Los gobernantes deben responder con la máxima transparencia a la hora de informar de lo que está pasando y de rendir cuentas de sus decisiones. Los periodistas debemos reforzar el primer y más importante compromiso de nuestro oficio: la búsqueda de la verdad, con independencia, rigor, honestidad y lealtad a los ciudadanos.

    La libertad de prensa también viene sufriendo en los últimos tiempos la ofensiva de la desinformación y de los bulos, incrementados con motivo de la pandemia hasta unos niveles nunca vistos. Los promotores de la desinformación y los que participan en esta estrategia persiguen aumentar el miedo y la incertidumbre para minar nuestro sistema democrático.

    Frente a  esta oleada de bulos y mentiras, nuestra respuesta tiene que ser el periodismo de calidad, es decir, el que difunde la  información veraz, verificada, contrastada con fuentes fiables,  plural  y respetuosa de nuestro código deontológico  que los ciudadanos demandan para formar su propia opinión y tomar decisiones libremente. Una sociedad desinformada y manipulada será siempre una sociedad sumisa.

    Estamos convencidos de que los medios que en la cobertura de la pandemia están apostando por el periodismo de calidad, que debe incluir también una neta separación entre la información y la opinión,  saldrán mucho mejor parados de la crisis que los que han decidido saltarse las normas éticas y deontológicas profesionales.

    La FAPE alerta de que la precariedad laboral y salarial  es un claro impedimento para el desarrollo pleno de la libertad de prensa, ya que crea inseguridad e indefensión de los periodistas ante las presiones de los poderes, vengan de donde vengan.

    Este ambiente de inseguridad se ha incrementado en las últimas semanas con los despidos temporales que están aplicando los grupos editoriales para afrontar una de las grandes paradojas de esta crisis: el interés de los ciudadanos por la información sobre la pandemia ha supuesto un elevado incremento de las audiencias, pero no un crecimiento de la publicidad. Todo lo contrario.

    La FAPE ha pedido al Gobierno un plan de ayudas al sector para paliar la crisis, condicionado a que se mantengan los puestos de trabajo para evitar la repetición de lo que ocurrió durante la pasada recesión, cuando se perdieron alrededor de 13.000 empleos.

    Cuando se está comprobando que los ciudadanos vuelven a interesarse por la información que ofrecen los medios tradicionales y digitales –las redes sociales no son medios-, sería un suicidio que los editores se dedicaran a reducir todavía más sus ya precarias redacciones en un momento en el que están implantado modelos de pago de contenidos.

    En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, no podemos olvidar que la igualdad salarial sigue brillando por su ausencia en los medios, donde se ha hecho muy poco para situar a las mujeres en el mismo plano de oportunidades de promoción que los hombres.

    La “ley mordaza” sigue en vigor sin que los partidos hayan logrado ponerse de acuerdo para su derogación, en una muestra del escaso interés que tienen en reforzar el libre ejercicio del periodismo.

    Tampoco es de recibo que los gobiernos de turno continúen tratando de sujetar bajo su control a las televisiones públicas. Todavía hay políticos en este país que siguen considerando estos medios como de su propiedad cuando gobiernan. Frente a estas pretensiones, la FAPE siempre ha defendido la existencia de medios públicos bien gestionados económicamente, y en los que se deje a los periodistas la máxima libertad a la hora de elaborar la información bajo criterios de veracidad, pluralidad e interés general.

    En esta efemérides anual,  la FAPE se une al dolor de las familias de los periodistas que han perdido la vida a causa del coronavirus y  respalda el esfuerzo de los reporteros que en estas duras semanas siguen arriesgando su salud para garantizar  el derecho de información de los ciudadanos.  Sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo, no hay democracia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies